domingo, 17 de febrero de 2013

Déjate llevar



- No te sientas extraña, tu cuerpo te pide que sigas hablando conmigo, necesitas saber a dónde te lleva esto. Estás contenta con tu marido, lo entiendo y lo respeto. Sinceramente, ojalá yo tuviese también eso. Pero necesitas volver a sentir el calor del principio. El sexo no está mal con él, pero la realidad es que esta noche, por motivos que a mi no me incumben, él no está.
Y lo necesitas.
Necesitas que un hombre te abrace y te haga suya. Necesitas sentirte llena, sentir ese calor que sube desde tus muslos hasta tu cuello. El escalofrió que baja por tu columna. Necesitas sentir el calor de los brazos de un hombre en tu espalda, y el latido de su corazón en tu pecho. ¿Estoy en lo cierto?

- No sé lo que necesito.

- Entonces déjate llevar.


No hay comentarios: