lunes, 10 de septiembre de 2012

Miedo

Mi cerebro, el modo en el que funciona mi mente es algo que me aterra profundamente. De mi fobia a los velocirraptores ya saben algunos (ahora ya todos). Pero de mi fobia a mi mente no sabe todo el mundo.

No entiendo como llego a ciertas teorias, como concentro todo el pensamiento de un dia hacia un hecho concreto, hacia una idea particular.

Hoy ha sido un libro. Mi libro.

Horas después he leido un post de una gran bloggera, aunque escriba de pascuas a ramos. Lo he leido porque alguien me la ha recordado, y he querido saber de ella. Todo más o menos igual, aunque eso sea lo que ella quiera que parezca, al fin y al cabo, nunca hay nada igual.

Pero no es lo que importa. La clave está en el libro que ella ha leido. Un libro que yo no he leido (porque no me gusta decir "me he inspirado en..." quiero siempre hacer algo absolutamente original, sin influencias. Solo yo. No soporto que me digan que he copiado a alguien.

Pero ella lo sabe. Sabe que llego a estas teorias, a estos planos antes de saber si quiera la existencia de teorias previas. Así pasó con los caballos, y así me ha pasado con la linealidad del tiempo.

Y me pregunto cuánto podria crear si conociese de antemano esas teorias. Y me da miedo pensar que alcanzo esas teorias. Me da miedo porque temo desaprovechar lo que tengo. Lo que puedo hacer. Lo que siento que debo hacer.

Siento la falta de ese sentido porque el sentido en si falta. Es excesivamente abstracto para poder concentrarlo en un punto real, en algo existente, tangible... Y solo será un sueño. Y no habré hecho nada.

Y entonces... lo que te he dicho hoy: Acabaré siendo un cadaver a lo Lennon o a lo Cobain. Alguien a quien todo el mundo admira por haber dicho unas cuantas cosas fuera de la epoca a la que correspondian. Pero nada más. Su aportación, más allá de la inspiración no siguió de allí. Y eso que me parecen admirables. Pero admitamoslo. No podemos estar inspirandonos los unos a los otros. Alguien tiene que crear algo. Alguien tiene que tener los cojones suficientes para poder hacer algo. Para construir lo que el resto sencillamente no pueden hacer.

En realidad, el tema de la linealidad del tiempo me surge como residuo de algo que vi ayer. La interpretación de los multiversos en forma de arbol de decisiones que explicaba Walter Bishop a Olivia Dunham en una pizarra. Las decisiones son en efecto ramas de un arbol, pero solo crece (en nuestro universo) aquella rama que tomamos. Incluso hay quien sostiene que nuestro universo no es tal, sino que igual que la ilusion del tiempo lineal, cada decision produce un nuevo salto de universo, siendo en cada uno de ellos el crecimiento natural de esas decisiones.

El caso es que el pensamiento subyacente que no llegué a desarrollar (pero que se queda ahí enquistado siempre, porque siempre me pasa) en esta ocasion es que el arbol, las ramas del arbol... tienen raices. El pasado. El pasado son las raices.saltas de una a otra hasta que llegas a un punto comun en el que se presentan las diferentes opciones para que tomemos las decisiones: El tronco, siendo este el presente.

Cuando caminas y te encuentras un arbol, lo primero que ves es el tronco, miras hacia arriba, por instinto, y si es muy frondoso o alto, no veras la ultima hoja del arbol. Si es joven, es facil. Hay espacio por delante, pero las decisiones que va a tomar son pocas, asi que no se plantea un futuro, es inexistente de momento. Si es adulto, las decisiones se complican, las ramas se multiplican... Y aqui es donde viene el tema: ¿Estoy hablando de arboles o de personas? Esa es la clave: Cuando conoces a alguien solo puedes ver el tronco y adivinar las ramas, ves las inmediatas, pero a no ser que escales en el no podras ver las más altas.
Y el punto más importante de todos: El pasado. Las raices. Las raices no se ven. Una persona te puede contar su pasado, sus raices. Pero no has estado en ellas, no las puedes ver realmente porque están enterradas.

Un cipres tiene un futuro recto y un pasado profundo. Pero es profundamente lineal. Un roble no lo es. Es todo lo contrario.

Y entonces pienso en tres cosas dispares (de las muchas que he pensado hoy):
- Las ramas de los arboles de la caratula de "Big Fish", con esos caracoleos tan propios de Burton, donde nada es recto.
- Mi obsesion por dibujar lineas curvas acabadas en semiespirales, como aquellas ramitas de las parras, que tanto me fascinaban de pequeño.
- El tratamiento del tiempo en las peliculas que tienen que ver con Tarantino.

Y volviendo al matadero de los libros, o al libro del matadero (mal dicho). Quiero escribir algo cruel, era algo que ya pensaba esta mañana. Tengo una "sensacion mala" dentro y quiero soltarla. Matando a unas cuantas personas. Y las quiero matar yo. Os voy a matar a todos, ¿qué coño? porque me apetece. Por una vez: Porque si.

No hay comentarios: