viernes, 6 de marzo de 2009

Carta de Rosa Díez

Queridos amigos:


¡Lo hemos vuelto a hacer! Hemos vuelto a ganar la confianza de miles de ciudadanos del País Vasco y Galicia que, contra todo pronóstico, se han dado el gusto de votar a gusto. ¡Mira que estaba complicado colarnos también en esta ocasión! Pues lo hemos hecho; hemos recorrido las calles de Galicia y Euskadi; hemos repartido el periódico “La Alternativa” todos los rincones de esas dos Comunidades Autónomas; los locales en los que convocaban los mítines se han llenado de personas en su mayor parte desconocidas que iban, como en los primeros años de la democracia, a escuchar y a compartir reflexiones políticas.

Claro que nada de esto hubiera sido posible sin contar con el compromiso desinteresado y altruista de todos vosotros, todos los que os habéis implicado desde el primer momento. De poco sirve la mejor de las estrategias, el más acertado de los diseños de campaña, si no hay detrás personas capaces de poner cara, voz y sentimientos para transmitir el mensaje político de nuestro partido. Los miles de ciudadanos que nos han dado su confianza lo han hecho porque se han encontrado con vosotros, porque les habéis dado en mano una convocatoria y/o un periódico, porque os han visto movilizados por las calles, porque han llegado a percibir confianza y entusiasmo por las ideas que defendemos.

Nada hubiera sido posible sin la generosidad de los afiliados del País Vasco y Galicia. Nada hubiera sido posible sin los hombres y mujeres que han dado el paso de ofrecerse a representar a sus conciudadanos. Nada hubiera sido posible sin los centenares de militantes democráticos que vinieron a cubrir las mesas electorales, a ponerse a trabajar durante todo ese largo día, codo a codo, con nuestros compañeros vascos y gallegos. Nada hubiera sido posible sin los voluntarios de toda España que han viajado a Galicia y Euskadi inundando las calles de risas, de alegría, de optimismo, de compromiso solidario. Los chicos y chicas ataviados con los monos color magenta han puesto luz y color a un paisaje político en el que la cordura política y la oferta de regeneración democrática nos han hecho a todos un poco más libres.

Unión Progreso y Democracia ha tenido estos días muchos nombres propios: Jesús, Nicolás, Javier, Carlos, Luis, Aurora, Rubén, Ricardo, José Luis, Inés, Fernando (su mandril), Paco, Ana, Belén… Sois tantos los acreedores de nuestro agradecimiento y de nuestro cariño que no puedo nombraros a todos. Pero recuerdo todas vuestras caras y vuestras risas y muestras de ánimo durante toda esa noche que siempre recordaremos.

Nada hubiera sido posible sin ese grupo de políticos románticos que conformamos este partido. Sois lo mejor, la mejor gente. Sé que corresponder a vuestra generosidad es una tarea difícil; pero os aseguro que para mí siempre merecerá la pena. Defender la libertad concreta es lo que nos mueve a la hora de hacer política; no defraudaros a vosotros, a los que hacéis posible el sueño de los ciudadanos que nos brindan su confianza, es la única asignatura en la que siempre me esforzaré en sacar buena nota.

Y a seguir remando, que ya tenemos dos piraguas. Besos mil.

No hay comentarios: